El primer día de trabajo

¿Recuerdas tu primer día de trabajo? ¿Cómo te sentiste? ¿Y ahora? ¿Qué ha cambiado?

El primer día en un nuevo puesto de trabajo está cargado de emociones. Tras una larga búsqueda de empleo, nadie sabe mejor que tú, lo que ansiabas la llegada de este momento. ¿Cómo fue el día?

newjob523_l.jpg

El primer día de trabajo:

1.No duermes la noche anterior.

2. Te cambias 6 veces de ropa.

3.Llegas media hora antes.

4.No almuerzas.

5. Te muestras simpátic@ con todo el mundo.

¿Cómo reacciona una generación que vive con la innovación, la participación y la creatividad ante su nuevo empleo? Una  generación que comienza una nueva etapa con ilusión, motivada, dispuesta a escuchar y a ser escuchada. Dispuesta a conocer la cultura de la empresa, sus valores, su misión, visión, objetivos …¡¡¡TODO EL PRIMER DÏA!!! ¡Cuánta motivación!

Después de un año:

1. No duermes la noche anterior.

2. Te pones lo primero que encuentras.

3.Llegas media hora tarde.

4.El almuerzo se convierte en la mejor parte del día.

5.Apenas te hablas con l@s compañer@s.

Sólo hay una primera vez para un primer día de trabajo y una primera para un segundo. Jefes, procedimientos, compañer@s, proveedores…Todo nuevo.

Un análisis realizado por Randstad, muestra las principales razones que hacen que un profesional quiera trabajar en una organización, entre ellas y quizá la más importante, es la formar parte de una proyecto atractivo. El informe concluye que 91% de las empresas encuestadas, cree, que durante los próximos cinco años la atracción y fidelización del talento tendrá una posición estratégica en su organización y el 5% no lo considera prioritario.

El informe de Randstad Research revela que 3 de cada 10 empresas perciben que este año están teniendo más problemas a la hora encontrar al profesional adecuado. Concretamente, el 29% de las organizaciones asegura que está tardando más tiempo que el ejercicio anterior en contratar al empleado idóneo.

informe-tendencias-1-1024x553

Todo empieza el primer día, pensemos  en lo que significa para una persona creativa, acostumbrada a moverse en un entorno digital, que usa cada día nuevos métodos de comunicación y que no es receptor pasivo de información ¿Qué expectativas tenía cuando aceptó esta nueva oportunidad? ¿Se están cumpliendo este primer día? ¿Y los siguientes?

¿Qué te hubiera gustado saber aquel día hace 5 años? Ha pasado ya un tiempo desde que empezaste en esta empresa y ahora eres tú, la persona responsable de acompañar a l@s nuev@s emplead@s en este primer día.

¿Qué podemos hacer cuando las cosas siempre han sido así?

Poco es el  margen dentro de nuestras funciones para cambiar e innovar. Son quejas fundamentadas, ¿hay algo que podrías hacer en tu área de actuación y estás dejando de hacer? Escuchar, preguntar, agradecer, pedir feedback, mostrarse receptivo ante las nuevas ideas dejando de lado prejuicios, tener la mente abierta, transmitir calma, seguridad y ofrecer lo que esta persona necesita ahora.

Estas son algunas de las cosas que  sí dependen de nosotr@s. De esta forma y bajo un nuevo paradigma podemos acompañar para que las cosas empiecen a  cambiar, ser receptivos y avanzar.

55d393e0caadf.jpg

Hay mucho por hacer, sí, pero ¡cuidado! El cambio empieza en cada un@ de nosotr@s, se trata de empezar a hacer y responsabilizarse de las mejoras que nos competen y en las que sí podemos actuar, que los árboles no nos impidan ver el bosque.

Contribuir y ser protagonistas de nuestra carrera profesional ya forma parte de nuestro ADN. La fuga de talentos se debe cada vez más a la superación de miedos, la adaptación a los cambios y a la incertidumbre de l@s nuev@s profesionales.

El 90% de las personas que entran a una empresa permanecen en ella menos de 5 años y posiblemente estas sean algunas de las razones:

  1. No se ha incrementado su capacidad para investigar
  2. No se fomenta la comunicación.
  3. Ausencia de cooperación
  4. Falta de implicación en los proyectos de la empresa.

Un empoderamiento no aceptado, y que puede tener una posible solución: cuidar a las personas, confiar en su potencial  y poner a su disposición herramientas que permitan un adecuado desarrollo.

Aportar, cuestionar, compartir, eso es lo que buscamos. El nuevo talento ha llegado para quedarse y no ha venido a ser espectador. Una nueva era de valores y crecimiento compartido ha llegado para mejorar nuestra sociedad y nuestras vidas. ¿Te atreves?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s